ElenaBargues

Mis Recomendaciones Literarias

NOVELA ROMÁNTICA Y ALGO MÁS.
Bajo este epígrafe reseñaré novelas románticas que rompen con el encorsetamiento del género y ofrecen algo más que un simple romance, novelas con una cuidada documentación y calidad estilística literaria, con la esperanza de darlas a conocer a un público más amplio y que busque algo más en una historia de amor. Como dependerá de mi criterio, adelanto que en la lista pesará más la novela histórica sobre otros subgéneros.

1- JANE KELDER
«EL PARASOL FRANCÉS». Romantic Ediciones.
Forma parte de una trilogía sobre el pueblo ficticio de Horston. Comienza con la novela «Adagio de primavera» en un ambiente detectivesco a lo Miss Marple; continúa con «Gardenias en el lago» y finaliza con «El parasol francés».
Soy escueta con la presentación porque no me gusta desvelar las tramas, que cautivan y atrapan. Tampoco soy amiga de comentar mis lecturas, a no ser que algo llame mi atención y me mueva a saltarme la norma. En este caso es la propia autora la que me incita a ello.
Una de las escritoras clásicas más respetadas y leídas por cualquier lector de novela romántica que se precie es Jane Austen, quien sigue vigente por el análisis que realiza de su sociedad, de los vecinos que la rodean, de las costumbres de la burguesía (gentry) y de la aristocracia rural, a quienes traza con su pluma e inmortaliza en el papel. Sin embargo, Jane Kelder no ha olvidado las razones por las que Austen continúa cautivando, y por esto llamó mi atención.
A lo largo de la trilogía ha sabido captar el estilo costumbrista y la visión del mundo de Austen y lo ha reflejado en los vecinos de Horston, cuyas vidas desfilan por las páginas ofreciéndonos la misma moralidad, educación, reticencias y conveniencias sociales que en las novelas de Austen. Y cual no es mi asombro cuando alcanza el mismo pudor lingüístico decimonónico para que los personajes no expresen sus sentimientos abiertamente y, sin embargo, llegue el mensaje (confieso que yo, en aquella época, me perdería en la sociedad inglesa, tan fría y tan poco elocuente, menos mal que soy española). Porque en las novelas de Austen, los personajes, a causa de reprimir sus sentimientos y sus opiniones, llegan a situaciones equívocas (no cito ejemplos que todos conocemos tan bien). Esa forma tan estudiada de decir lo conveniente, de evitar el comentario desagradable considerado de mala educación, ese callar la opinión para no contrariar al contertulio están perfectamente captados por Jane Kelder y nos traslada de nuevo al exquisito mundo de Austen, lo que convierte a su trilogía en una lectura placentera y totalmente recomendable.

2- YARA MEDINA

«EL RUMOR DE LAS FOLÍAS»

FICHA TÉCNICA:

La historia comienza y termina en el mismo momento: la muerte de Luisa López. El resto de la novela se trata de un flash-back en el que el narrador omnisciente, desde el único punto de vista de Luisa, nos cuenta de forma lineal su vida. Es una estructura clásica, pero muy conveniente para seguir los pasos de la protagonista y, desde el principio, me sorprendió la maestría de mantener el relato sin caer en la tentación de emplear el estilo indirecto/directo libre tan socorrido en la novela romántica para introducirnos en los pensamientos de los personajes. En lugar de alejarnos de ellos, es tal la destreza en las descripciones que transmite las emociones igualmente.

De la mano de Luisa López asistimos a un pedazo de historia de las islas Canarias en los años treinta. Y es aquí donde Yara Medina despliega sus dotes de narradora. Combina diestramente los sucesos políticos con los problemas económicos que asolan las islas; describe magistralmente las diferentes capas sociales que conviven; es minuciosa en los detalles ambientales: los vestidos, la comida, las costumbres, la religión, la superstición, el paisaje… pero sin ralentizar la lectura; por el contrario, resulta rica, amena y da cuerpo y verisimilitud a la gran pasión de los protagonistas.

La vida de Luisa López se puede considerar una auténtica epopeya: sale de Fuerteventura, viaja a Cuba, se instala en Gran Canaria y siguen más viajes. Aunque son muchos los personajes que desfilan por sus páginas, tanto ella como la familia Westerling, están perfectamente delineados y llegas a conocerlos hasta el punto de anticiparte en algunas de sus decisiones, acordes con su carácter. Y éste es uno de los puntos fuertes para mi gusto, pues refleja la lógica del argumento. Y no falta el amor. Luisa se enamora del mayor de los Westerling y será el hilo conductor de los hechos. Es admirable como, esta joven autora refleja su propia madurez al partir de unos muchachos despreocupados y llevarlos hasta la edad adulta, con decisiones acertadas y erradas, como la vida misma. Y en ningún momento cruje la narración, que fluye con la naturalidad de lo que es real.

La prosa es impecable: las frases sin sobrecarga de subordinadas, por lo que el relato gana en agilidad; amplitud de vocabulario y lo mejor: el lenguaje canario. Yara Medina nos ofrece un amplio repertorio de vocablos y expresiones de las islas con una concienzuda elaboración de notas a pie de página para el lector.

VALORACIÓN PERSONAL:

Hacía tiempo que no caía en mis manos una obra tan completa, equilibrada en la información que ofrece y tan magistralmente narrada. He reído y he llorado junto a los protagonistas que, desde la primera página, ganaron mi corazón y empaticé con sus emociones. Y, al mismo tiempo, he viajado a esas desconocidas islas; y digo desconocidas porque todos las hemos visitado turísticamente sin descubrir su corazón moldeado en lava. Yara me ha ofrecido una forma de vida y una sociedad de principios de siglo que, aunque española, me era ajena. Totalmente recomendable para los canarios que vivan lejos de su tierra y la añoren.

Es uno de esos relatos que arrastran al lector y se convierten en inolvidables. Aconsejable para las lectoras avezadas que deseen perderse en una historia épica bien elaborada, documentada y creíble.

Para finalizar, ¿qué puedo decir? Que deseo encontrarme más con Yara Medina y menos con Jane Hormuth. Pero esto es una opinión personal, no lo olviden, que para gustos se hicieron los colores.

3- ANA ITURGAIZ

«LA MIRADA DE LA AUSENCIA» Editorial Roca.

Durante la tercera guerra carlista, Bilbao sufrió un largo asedio y en los cercanos montes de Somorrostro tuvo lugar una cruenta lucha, donde ninguno de los dos bandos, carlistas y alfonsinos, ahorraron vidas humanas. Este es el marco de una imposible historia de amor entre un fotógrafo y una muchacha rústica de caserío.

El fondo histórico y el conocimiento de la geografía es palpable a lo largo del relato por lo que se convierte en una crónica de los aciagos momentos que vivieron los bilbaínos en aquella época. Sin embargo, no resulta pesada ya que se encuentra diluida entre los problemas que acucian a los protagonistas en medio del asedio para sobrevivir.

Ana Itugaiz, con el cálido estilo que la caracteriza y la enorme carga humana que transmite a través de sus líneas, consigue unos personajes imperfectos y cercanos al lector, palpables y sangrantes en sus aciertos y desaciertos, en sus encuentros y alejamientos, tan reales que consiguen que el lector sientan una empatía con ellos y, página tras página, no se pueda abandonar la narración porque nos va la vida en ella, en una bala de fusil, en un cañonazo o en una traición.

No es una novela romántica al uso. Rompe con el encorsetamiento para volar libre y ofrecernos mucho más que una simple historia de amor: una reconstrucción de Bilbao bajo el fuego ¿amigo o enemigo? Ese es el lado negro de una guerra civil.

Comments are closed.