ElenaBargues

La autora

P1050535

Nací en Valencia en 1960, hija de padre valenciano. Pero mi madre, de Santander, fue tirando hacia el norte hasta que nos instalamos definitivamente en la tierruca. Creo que tenía, por aquel entonces, cinco años. Y, sin renegar de nada ni de nadie, me atengo al sabio refrán: el buey es de donde pace; no, de donde nace. Fui la mediana entre dos hermanos, hasta que un cáncer nos arrebató al pequeño.

Crecí rodeada de lectores, entre padres, tíos y primos, hasta el punto de que no concibo la vida sin un libro bajo el brazo. Mi inclinación por la novela y las historias me arrastraron hasta la licenciatura de Historia Moderna y Contemporánea.

Mi curiosidad, más allá de los hechos históricos, se ha centrado en los detalles cotidianos: vestidos, vajillas, casas y datos anecdóticos. Mis lecturas, desde cría, siempre estaban acompañadas de atlas y diccionarios. Con Oliver Curwood y Jack London recorrí Canadá sin necesidad de Google Earth, Zane Grey me enseñó más sobre estados americanos y tribus indias que la Wikipedia, Walter Scott sobre Escocia…

Actualmente comparto mi vida, además de con Javier y mis dos hijas, con la novela histórica naval —O´Brian, Alexander Kent, Forester, Delgado Bañón— y la novela romántica. Me subo a la moto con mi marido y me convierto en una friki del museo Naval Militar de Madrid, museo de Artillería de Segovia o de cualquier fortaleza que me recuerde a las francesas de Vauban. Se me pasa el tiempo entre los cañones de bronce y de hierro, la diferente largura de los pernos de un barco o elucubrando cómo se manejaban las hachas de asalto —nadie como Bernard Cornwell para describir cómo luchaban los vikingos y la forma más rápida de matar a un enemigo—. ¡Eso sí! Con mi novela romántica en el equipaje: Diana Gabaldón, Nora Roberts, Nicolás Barreau o las españolas Casanovas, Mar Carrión, Pilar Cabero, Ana Iturgaiz o lo que se tercie. Porque la vida se compone de un poco de todo, como muy bien reflejó Tolstoi en “Guerra y Paz”.

De estas pasiones mías procede el resultado de mis novelas: una relación romántica inmersa en un momento histórico que detallo con la mayor rigurosidad que el relato me permite.

Deja un comentario